¿Por qué Wall Street está escéptico sobre la economía?

Algunos en Wall Street están escépticos sobre la economía, a pesar de los datos positivos. La incertidumbre podrían generar volatilidad en los mercados.

La economía estadounidense parece estar en su mejor momento. Los números lo dicen todo: la inflación está bajo control, el producto interno bruto crece a un ritmo impresionante y el mercado laboral se recupera de la crisis provocada por la pandemia. Sin embargo, no todos comparten el optimismo que reflejan estos datos. Muchos economistas y analistas de Wall Street tienen una visión más prudente y moderada del panorama económico. ¿A qué se debe esta discrepancia entre lo que dicen los números y lo que piensan los analistas?

Una de las razones que explican esta divergencia es que los datos económicos no son perfectos. Estos datos suelen ser volátiles y sujetos a revisiones, por lo que no siempre muestran la realidad de forma precisa y oportuna. Además, los datos económicos no capturan todos los aspectos que influyen en el desempeño económico. Los economistas y los inversores tienen en cuenta otros factores que pueden afectar a la economía, como las políticas monetarias y fiscales, las tensiones comerciales, los riesgos geopolíticos y las expectativas de los consumidores y las empresas.

Otra razón que explica esta divergencia es que algunos economistas y analistas de Wall Street consideran que el crecimiento económico actual es insostenible. Estos economistas y analistas prevén que el crecimiento económico se ralentizará en el futuro. La Fed, banco central del país, ha decidido subir las tasas de interés para enfriar la economía. Pero este movimiento no tiene un efecto inmediato, sino retardado. Es como si la Fed pisara el freno de un coche que va a toda velocidad. El coche no se detiene al instante, sino que sigue avanzando unos metros antes de reducir la marcha. Lo mismo ocurre con la economía. La subida de las tasas de interés tarda un tiempo en trasladarse a los precios, los salarios, las inversiones y el consumo. Pero, tarde o temprano, este efecto se sentirá.

Read more

Algunos en Wall Street están escépticos sobre la economía, a pesar de los datos positivos. La incertidumbre podrían generar volatilidad en los mercados.
La economía estadounidense parece estar en su mejor momento. Los números lo dicen todo: la inflación está bajo control, el producto interno bruto crece a un ritmo impresionante y el mercado laboral se recupera de la crisis provocada por la pandemia. Sin embargo, no todos comparten el optimismo que reflejan estos datos. Muchos economistas y analistas de Wall Street tienen una visión más prudente y moderada del panorama económico. ¿A qué se debe esta discrepancia entre lo que dicen los números y lo que piensan los analistas?Una de las razones que explican esta divergencia es que los datos económicos no son perfectos. Estos datos suelen ser volátiles y sujetos a revisiones, por lo que no siempre muestran la realidad de forma precisa y oportuna. Además, los datos económicos no capturan todos los aspectos que influyen en el desempeño económico. Los economistas y los inversores tienen en cuenta otros factores que pueden afectar a la economía, como las políticas monetarias y fiscales, las tensiones comerciales, los riesgos geopolíticos y las expectativas de los consumidores y las empresas.Otra razón que explica esta divergencia es que algunos economistas y analistas de Wall Street consideran que el crecimiento económico actual es insostenible. Estos economistas y analistas prevén que el crecimiento económico se ralentizará en el futuro. La Fed, banco central del país, ha decidido subir las tasas de interés para enfriar la economía. Pero este movimiento no tiene un efecto inmediato, sino retardado. Es como si la Fed pisara el freno de un coche que va a toda velocidad. El coche no se detiene al instante, sino que sigue avanzando unos metros antes de reducir la marcha. Lo mismo ocurre con la economía. La subida de las tasas de interés tarda un tiempo en trasladarse a los precios, los salarios, las inversiones y el consumo. Pero, tarde o temprano, este efecto se sentirá.Read more